jueves, 19 de agosto de 2010

Desierto Florido III


El desierto cumplió su sueño
de ser un mar de flores,
en donde el viento se transformó en
olas y las dunas navegaron
en el verdor de las piedras.

7 comentarios:

Pescador dijo...

...Tomé el comentario que me había dicho Alis, sobre el sueño del desierto y lo exprese en estas líneas, es decir, este poema es compartido...El Desierto Florido, me ha cautivado, tanto como el mar....Reciban un abrazo fraterno a los que me visitan.

elisa...lichazul dijo...

felices los que pueden tenerlo en vivo y en directo es un milagro limpio de toda contaminación sus bellezas no sin trasgénicas, ni manipuladas ni nada que se le parezca
por eso es tan fragil su ecosistema

una rareza para los tiempos que corren , en donde todas las semillas son tratadas para que su productividad sea la optima

besitos ecológicos Raúl

gracias por tu huella marina

Tesa dijo...

Qué bonito.
Y el desierto vuelve a ser desierto durante muchos meses hasta volver a convertirse en milagro.

Húayat dijo...

Que dichoso mar es aquel y tú como siempre sacando ventaja para llegar a Ellas. Abrazos querido Raul, he tenido unos días atroces y mañana ya viajo a La Serena, apenas pueda te envío aquel libro de Elver Cruzila.
Salud-os desde portal.

Miguel Ángel Ticliahuanca Cahuas dijo...

la vida es compartida mi amigo, ya no es desierto, si yace vida en ese lugar.
cuidate un abrazo marino mi hermano
desde mis turbulentas olas.

Alís dijo...

Yo soy el desierto y tú las flores.

Yo sólo pensé "en voz alta" que el desierto florido te había cautivado tanto como el mar, como dices.

Gracias

Besos

Teresa Delgado dijo...

Pescador, me ha gustado pasear o navegar tu blog, es fresquito y azul como tu poesía.
Toda mi admiración
TereSa DelgADO