sábado, 28 de abril de 2007

Naufrago II

A TU PLAYA LLEGUE
EXHAUTO, CANSADO, FRIO,
PERDIDO ENTRE EL
RETUMBAR DE LAS OLAS.
TUS MANOS CON CALOR DE TARDE
ME ABRIGARON
Y ME REGALONEASTE CON
SOMBRA Y PALABRAS.
TU VIENTRE ME COBIJO
CON ALMOHADAS,
EL SONIDO DE TU MAR CALMO
ME ARRULLO EN
LA SIESTA DE MEDIA TARDE
Y TUS PECHOS FUERON
LA TAZA DE TE HUMEANTE
AL DESAYUNO.
EN TU PLAYA ME QUEDE
COMO UN ARPEO AFERRADO
EN LA ARENA.

2 comentarios:

Perséfone dijo...

Cobijarse en las playas del ser amado sin duda es agradable.
Un deleite de palabras.

Abrazos!

Enigmática dijo...

Mi playa es embarcadero del amor...