domingo, 20 de octubre de 2013

Nido



Su nido era un mundo de luz y su pareja no entendía que ella solo empollaba luciérnagas.

2 comentarios:

elisa lichazul dijo...

iluminada metáfora , casi Zen

abrazos

Alís dijo...

Qué bonito.
Me encantaría empollar luciérnagas.

Un abrazo